jueves, 15 de septiembre de 2011

No se me ocurre mejor motivo que tú, para complicarme la vida.

No soporto tener la absurda necesidad de sentirte cerca mía o de tener que oír tu risa a todas horas. No soporto perder horas de sueño y aprovecharlas para ver como duermes. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario